Embarazo

Interesante artículo publicado por la BBC, donde nos explican por qué la existencia de la cirugía para el nacimiento (cesáreas) ha influido en el cambio del cuerpo de las mujeres.

Y no se refiere a cómo les deja una cicatriz en su abdomen, sino a cómo las cesáreas salvan la vida de ellas y de sus hijos de mayor tamaño. Al salvarles la vida, permiten que sus condiciones genéticas se hereden y no desaparezcan, dando a luz a niñas que cuando sean madres tendrán hijos de mayor tamaño y a lo mejor acaban también en cesárea.

La forma de ser de la pelvis ya no es una dificultad para ser madre, porque si el parto no va en los tiempos convenidos, antes de poner en peligro la vida de ninguno de los dos, se hace una cesárea y así se perpetúan esas dificultades para tener hijos.

Así, sin opinar sobre la técnica, un grupo de científicos Austriacos, han recogido información y han comprobado el cambio evolutivo que está suponiendo la práctica de la cesárea.

En realidad cualquier técnica de tratamiento, tiene influencia evolutiva. Al curar la enfermedad aumenta la esperanza de vida.

BBC mundo

Cada vez son más las mujeres que deben someterse a una cesárea porque tienen una pelvis demasiado pequeña para dar a luz por parto natural.

Y, la práctica regular de esta cirugía está teniendo un impacto en la evolución humana, según un nuevo estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Según los investigadores, los casos en los que el bebé no cabe en el canal de parto han aumentado un  30 por mil en los años 60, a 36 por mil en la actualidad.

Antaño, estos genes no habrían pasado de madre a hija ya que en estos casos, ambos hubiesen muerto en el parto.

Los científicos austriacos creen que posiblemente continúe esta tendencia pero no hasta el punto de que los partos naturales se tornen obsoletos.

“Sin las intervenciones médicas modernas esta clase de problemas solían ser letales, y esto, desde el punto de vista de la evolución, es la selección natural”, afirmó Philipp Mitteroecker, del departamento de biología teórica de la Universidad de Viena.

“Las mujeres con una pelvis angosta no habrían sobrevivido hace 100 años. Ahora sí, y pasan sus genes que codifican información para una pelvis estrecha a sus hijas”.

Desde hace tiempo los científicos se preguntan por qué la pelvis humana no se ha ido ensanchando a lo largo de los años. La cabeza de un bebé humano es grande si la comparamos con la de otros primates, con lo cual el parto es mucho más difícil que, por ejemplo, para los chimpancés.

Los científicos se preguntan por qué las caderas no han evolucionado hacia un tamaño más grande. Lo que encontraron fueron fuerzas evolutivas opuestas.

Por un lado, hay una tendencia de recién nacidos más grandes, que son más sanos.

Sin embargo, si crecen demasiado, se queden atascados durante el parto, lo cual, en el pasado resultaba fatal para la madre y el bebé, y los genes de la madre, por ende, no pasaban a la generación siguiente. 

“Un lado de esta fuerza selectiva, llamémosla la tendencia a tener bebés más pequeños, está desapareciendo por las cesáreas”, explica el Mitteroecke.

“Nuestra intención no es criticar la intervención médica”, aclara el experto, sino poner de manifiesto “que ha tenido un efecto evolutivo”.

Author: Edma Grosse

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>